LAS EMPRESAS FAMILIARES DE CASTILLA Y LEÓN SE SUMAN AL MOVIMIENTO #DAMOSLACARA30/06/2020

Empresarios y trabajadores de empresas familiares impulsan el movimiento #DamosLaCara. Se trata de una iniciativa para mostrar su compromiso para superar la actual crisis sanitaria y económica. Las compañías que integran Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) se han sumado ya para colaborar en la recuperación del bienestar y del empleo de su territorio. A nivel nacional, más de 1.400 compañías y cerca de 1,4 millones de personas integran este movimiento.

Los protagonistas son las personas que conforman las empresas familiares de nuestro país, que representan en términos globales casi el 90% del total del tejido productivo y el 67% del empleo privado. Su fortaleza se plasma en una mayor resiliencia y solidaridad en tiempos de crisis, lo que deriva en un aumento de la longevidad: las empresas familiares sobreviven una media de 33 años frente a los 12 de las no familiares. 

“Hemos asumido grandes sacrificios para intentar mantener el empleo. Hemos dado lo mejor de nosotros con un esfuerzo personal y de nuestros equipos absolutamente descomunal. Nos hemos dejado el pellejo, conscientes de que nuestra gente y nuestro país nos necesitaba, y la empresa familiar no podía defraudarles y, una vez más, tenía que dar la cara”, asegura Rocío Hervella, presidenta de EFCL.

Empresas como Cascajares, Plásticos Durex, Cárnicas Iglesias, Aciturri, Prosol, Alma Carraovejas, Grupo Dibaq, Asti Tech Group y Castilla Termal Hoteles todas ellas asociadas a EFCL, son algunas de las que han dado un paso al frente para visibilizar su compromiso.

El movimiento, ciudadano, social y no partidista, nace al inicio de la crisis provocada por la Covid-19. Varias Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar, entre las que se encuentra EFCL, propusieron visibilizar la actividad de sus socios para mostrar su apoyo ante los problemas sanitarios y económicos locales. Desde entonces, el movimiento Damos La Cara no ha dejado de crecer. 

A todos les une un ADN ligado a la tierra y la vocación de aunar fuerzas para impulsar la iniciativa privada como motor de la actividad económica hacia un futuro sostenible. El Instituto de Empresa Familiar (IEF) y 18 Asociaciones Territoriales que representan a este colectivo a nivel regional se han sumado a este movimiento para respaldar y recoger esta labor de escucha y trabajo tan necesario en un momento como el actual.

Recientemente, el Instituto de la Empresa Familiar y el IESE Business School han hecho público un informe sobre el relanzamiento de la economía Española tras la pandemia provocada por la Covid-19, cuya principal conclusión es que la salida de la crisis pasa ineludiblemente por la empresa y por una colaboración público-privada estrecha, en la que primen por encima de todo los intereses generales y en la que se aproveche la experiencia que las empresas han ido acumulando a lo largo de estos meses.

El movimiento Damos La Cara se origina en las redes sociales y actualmente se agrupa bajo la etiqueta #DamosLaCara y una plataforma web (www.damoslacara.com) donde se van publicando testimonios, logros y propósitos de este colectivo. En ella, todas las empresas que quieran sumarse al movimiento lo pueden hacer.

Se trata de una iniciativa abierta que quiere reflejar la pluralidad de proyectos de empresas que van desde compañías centenarias que han sido capaces de ir adaptándose a la realidad de cada momento hasta iniciativas innovadoras que apuestan por el desarrollo tecnológico, la sostenibilidad y la internacionalización como vía de crecimiento, manteniendo siempre la raíz y esencia local en su lugar de origen.


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.