EFCL TRASLADA AL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN SUS PROPUESTAS PARA LA RECUPERACIÓN Y FORTALECIMIENTO DE LA ECONOMÍA DE CASTILLA Y LEÓN07/07/2020

La presidenta de Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), Rocío Hervella, mantuvo el 7 de julio un encuentro con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en el que le trasladó el documento con las propuestas de los empresarios familiares para la recuperación y fortalecimiento de la economía de Castilla y León.

Este documento ha sido elaborado con la participación de las 168 empresas familiares asociadas a EFCL, líderes en sus respectivos sectores de actividad a nivel nacional e incluso internacional, cuya facturación conjunta equivale al 20,5% del PIB regional y generan cerca de 80.000 empleos directos.

En conjunto, recoge ochenta medidas reales y concretas dirigidas a acometer la transformación necesaria para abordar el nuevo escenario económico generado tras la pandemia y poder crear más empleo.

Durante el encuentro, que discurrió en un ambiente de cordialidad y colaboración, Hervella manifestó al presidente de la Junta de Castilla y León la voluntad de los empresarios familiares para ayudar y contribuir a la creación de riqueza y crecimiento económico en la región, así como su responsabilidad para mantener al máximo el empleo y recuperar los niveles pre-COVID cuanto antes.

La presidenta de EFCL insistió también en que la transformación que se precisa para abordar la crisis solo se puede hacer de forma colaborativa, por lo que consideró indispensable que los responsables de tomar las decisiones que afectan a las empresas escuchen a las familias empresarias, que han sabido crear riqueza y empleo de generación en generación y lo pueden volver a hacer.

Por su parte, Fernández Mañueco manifestó a Hervella que la Junta es su mejor aliado para impulsar la economía y el empleo en la Comunidad, y destacó que el Gobierno autonómico estará al lado la asociación y de los empresarios para impulsar la recuperación en Castilla y León.

En este sentido, recordó que la Junta ha puesto en marcha hace varias semanas un conjunto de medidas para amortiguar el impacto de la crisis sanitaria en la economía, y señaló que seguirán adoptando nuevas medidas acordes a la situación, y que continuarán siendo exigentes con el Gobierno de España con propuestas que consideran buenas para las empresas de la Comunidad.

Fernández Mañueco defendió también el diálogo como el mejor camino para avanzar, a la vez que apostó por la moderación y la prudencia para crear un espacio de entendimiento.

En cuanto a la paralización de la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, a la que se ha opuesto EFCL, el presidente de la Junta reiteró que siguen considerando que es un impuesto injusto y mantienen intacta la intención de eliminarlo en cuanto las circunstancias políticas y económicas así lo permitan.

Las propuestas de EFCL se centran en los sectores que se consideran prioritarios porque suponen el mayor peso en el PIB o han tenido un efecto negativo mayor durante el estado de alarma por el freno de la actividad, como son la Industria Alimentaria y la Agricultura, la Automoción, el Turismo, el Comercio, la Construcción y los Servicios.

Además, ponen de relieve la importancia de dos aspectos transversales clave para acometer el proceso de transformación necesario para afrontar la crisis, como son la formación y la digitalización.

En los próximos días, la asociación procederá a presentarlas a los consejeros competentes de la Junta de Castilla y León, así como a los líderes de las principales fuerzas políticas de la Comunidad y a la opinión pública.


EMPRESA FAMILIAR DE CASTILLA Y LEÓN, NUEVO PADRINO DEL PROGRAMA TIMMIS DE FOMENTO DEL EMPRENDIMIENTO03/07/2020

Empresa Familiar en Castilla y León (EFCL) ha entrado a formar parte de la Red de Padrinos del Programa TIMMIS, cuyo objetivo es la creación de modelos de negocio, y que en esta edición se inicia el próximo 15 de julio en Palencia.

Esta colaboración es otra muestra más de la apuesta de EFCL por el fomento del emprendimiento en la región, como ya viene haciendo a través de su programa “Empresa Familiar en las aulas”, así como por la creación de empleo, el desarrollo económico y la retención y captación del talento.

EFCL se incorpora de este modo a la red de 10 padrinos con los que cuenta el programa, que está financiado por el Ayuntamiento de Palencia a través de su Agencia de Desarrollo Local: la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), la Asociación de Federaciones Deportivas de Castilla y León (AFEDECYL), la Cámara de Comercio e Industria de Palencia, la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales(CPOE), la Federación de Asociaciones de empresas de TIC y Electrónica de CyL (Aetical), el Foro de Automoción de Castilla y León (FACYL),  el Parque Científico de la Universidad de Valladolid, Seniors Españoles para la Cooperación Técnica (SECOT) y Vitartis

Todas ellas consideran de vital importancia el fortalecimiento y crecimiento empresarial como vía fundamental para el desarrollo y la forma de abordar el nuevo paradigma económico, apoyando así el desarrollo de modelos de negocio a través de este programa.

La inscripción parar participar en la nueva edición de TIMMIS está abierta, es gratuita y va dirigida a todas aquellas personas mayores de 18 años que quieran desarrollar su carrera profesional y personal en Palencia. Para ello, y tras el proceso de inscripción, se realizará una entrevista personal de los candidatos para llevar a cabo la valoración curricular y de sus aptitudes.

Superado ese proceso de selección, los participantes se integrarán en un equipo de trabajo multidisciplinar en el que contarán con la guía de un “mentor”. Este “mentor” les prestará apoyo y orientación para facilitarles el desarrollo de la idea de negocio.

En una primera fase, que se inicia el 15 de julio, los participantes conocerán a sus compañeros de equipo, y mediante diversas metodologías generarán la idea sobre la que, en una segunda fase a partir de septiembre, desarrollarán su modelo de negocio de manera grupal y colaborativa, haciendo uso también de herramientas digitales.

El objetivo es que al finalizar el programa, la idea inicial se convierta en un proyecto viable listo para ser ejecutado en el mundo real, lo que permitirá y facilitará la vida laboral y desarrollo profesional y personal de los participantes, así como el desarrollo económico y social del territorio.

 


LAS EMPRESAS FAMILIARES DE CASTILLA Y LEÓN SE SUMAN AL MOVIMIENTO #DAMOSLACARA30/06/2020

Empresarios y trabajadores de empresas familiares impulsan el movimiento #DamosLaCara. Se trata de una iniciativa para mostrar su compromiso para superar la actual crisis sanitaria y económica. Las compañías que integran Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) se han sumado ya para colaborar en la recuperación del bienestar y del empleo de su territorio. A nivel nacional, más de 1.400 compañías y cerca de 1,4 millones de personas integran este movimiento.

Los protagonistas son las personas que conforman las empresas familiares de nuestro país, que representan en términos globales casi el 90% del total del tejido productivo y el 67% del empleo privado. Su fortaleza se plasma en una mayor resiliencia y solidaridad en tiempos de crisis, lo que deriva en un aumento de la longevidad: las empresas familiares sobreviven una media de 33 años frente a los 12 de las no familiares. 

“Hemos asumido grandes sacrificios para intentar mantener el empleo. Hemos dado lo mejor de nosotros con un esfuerzo personal y de nuestros equipos absolutamente descomunal. Nos hemos dejado el pellejo, conscientes de que nuestra gente y nuestro país nos necesitaba, y la empresa familiar no podía defraudarles y, una vez más, tenía que dar la cara”, asegura Rocío Hervella, presidenta de EFCL.

Empresas como Cascajares, Plásticos Durex, Cárnicas Iglesias, Aciturri, Prosol, Alma Carraovejas, Grupo Dibaq, Asti Tech Group y Castilla Termal Hoteles todas ellas asociadas a EFCL, son algunas de las que han dado un paso al frente para visibilizar su compromiso.

El movimiento, ciudadano, social y no partidista, nace al inicio de la crisis provocada por la Covid-19. Varias Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar, entre las que se encuentra EFCL, propusieron visibilizar la actividad de sus socios para mostrar su apoyo ante los problemas sanitarios y económicos locales. Desde entonces, el movimiento Damos La Cara no ha dejado de crecer. 

A todos les une un ADN ligado a la tierra y la vocación de aunar fuerzas para impulsar la iniciativa privada como motor de la actividad económica hacia un futuro sostenible. El Instituto de Empresa Familiar (IEF) y 18 Asociaciones Territoriales que representan a este colectivo a nivel regional se han sumado a este movimiento para respaldar y recoger esta labor de escucha y trabajo tan necesario en un momento como el actual.

Recientemente, el Instituto de la Empresa Familiar y el IESE Business School han hecho público un informe sobre el relanzamiento de la economía Española tras la pandemia provocada por la Covid-19, cuya principal conclusión es que la salida de la crisis pasa ineludiblemente por la empresa y por una colaboración público-privada estrecha, en la que primen por encima de todo los intereses generales y en la que se aproveche la experiencia que las empresas han ido acumulando a lo largo de estos meses.

El movimiento Damos La Cara se origina en las redes sociales y actualmente se agrupa bajo la etiqueta #DamosLaCara y una plataforma web (www.damoslacara.com) donde se van publicando testimonios, logros y propósitos de este colectivo. En ella, todas las empresas que quieran sumarse al movimiento lo pueden hacer.

Se trata de una iniciativa abierta que quiere reflejar la pluralidad de proyectos de empresas que van desde compañías centenarias que han sido capaces de ir adaptándose a la realidad de cada momento hasta iniciativas innovadoras que apuestan por el desarrollo tecnológico, la sostenibilidad y la internacionalización como vía de crecimiento, manteniendo siempre la raíz y esencia local en su lugar de origen.


SUCESIONES E INTERÉS GENERAL: CARTA ABIERTA A LOS FIRMANTES DEL PACTO PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA DE CASTILLA Y LEÓN21/06/2020

El miércoles pasado una amplísima mayoría del arco parlamentario de las Cortes de Castilla y León formada por el PP y Ciudadanos, los partidos que gobiernan, y por el PSOE, Podemos y Por Ávila, firmó el Pacto para la Recuperación Económica de Castilla y León.

El acuerdo, que recoge 86 puntos, contempla la aportación de 1.104 millones de euros para articular medidas de aplicación inmediata en los ámbitos de la Sanidad, Educación, Servicios Sociales y Agricultura. Las Corporaciones Locales también se beneficiarán, al igual que el Plan de Infraestructuras 2021-2025, un plan que ya se había desplegado en anteriores legislaturas.

La plasmación de este logro ha vuelto a poner de manifiesto que Castilla y León es una tierra de encuentro y diálogo donde, como en tantas veces en la historia reciente de nuestra Comunidad, nuestros dirigentes han demostrado altura de miras y generosidad para -desde sus diferencias- construir, sumar y avanzar juntos; una realidad que desde la Empresa Familiar siempre hemos reconocido y valorado.

Ese Pacto es, sin lugar a dudas, un éxito colectivo que sitúa a las personas por encima de las siglas políticas. Sin embargo, por coherencia y responsabilidad, bajo esa pátina del interés general no se puede ocultar que determinadas cesiones son objetivamente obstáculos y frenos que, avalados por cifras, complican todavía más el contexto económico y empresarial de Castilla y León

En concreto, el apartado número 84 del acuerdo declara la “suspensión del trámite del Proyecto de Ley para la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones para familiares directos”. Esta decisión impacta directamente en los intereses de muchas familias castellanas y leonesas que, en la situación actual de crisis y de pérdida de valor de los activos, se verán obligados a plantearse renunciar a su herencia, lo que en muchos casos dificultará la continuidad de la actividad económica familiar si no existe liquidez para el pago del impuesto.

A esto hay que unir el hecho de que el tratamiento desigual entre comunidades autónomas es absolutamente incontestable. El impuesto existe en ocho comunidades, donde prácticamente está eliminado y, según un estudio reciente totalmente imparcial elaborado por el Consejo General de Economistas, Castilla y León es la segunda autonomía que peor trata a sus conciudadanos cuando mueren.

La Covid-19 ha sido inexorable y ha provocado que la sociedad, la familia, los políticos y las empresas nos hayamos tenido que adaptar a esta mal denominada “nueva normalidad”.

Pero tan cierto como eso es que, si esta pandemia no hubiese pasado por nuestras vidas, esta Ley ya estaría aprobada por las Cortes de Castilla y León y habría entrado en vigor. Por lo que, lejos de demagogias, nos preguntamos: ¿Dónde queda la seguridad jurídica? ¿Cómo impacta esa falta de seguridad en la economía? ¿Dónde quedan los compromisos de nuestros dirigentes? ¿Dónde van a parar los programas electorales? Sin palabra se quiebra la confianza.

Asumimos que este es un debate complejo y que, en términos de imagen pública, a los empresarios siempre se nos ha colgado el ‘sambenito’ de “ellos pelean por su dinero”. Más allá de las etiquetas, más allá del anacronismo, lo que a nadie le puede pasar desapercibido es que la generación de riqueza y de empleo está en el centro del núcleo de ese interés general sobre el que se sostiene este Pacto. Y sí, el no cumplimiento de un compromiso como el adquirido para suprimir el impuesto de Donaciones y Sucesiones impacta sobre el empleo.

En términos económicos, este punto significa poner en riesgo la continuidad de la actividad económica. El 95% de las empresas de nuestra Comunidad son pymes y aportan el 80% del empleo privado. La medida solo supone el 0,35% del total de ingresos vía tributos. Pero tendrá consecuencias económicas.

En primer lugar, porque habrá familias de fallecidos que tengan problemas de liquidez para pagar el impuesto por la disminución del valor de los activos en los últimos 3 meses y, en segundo lugar, por el perjuicio que pueda suponer para las inversiones futuras. Cuando el criterio era el de eliminarlo, se argumentaba que así se facilitaría el “movimiento de la economía”… Los notarios avisan: “Se producirán renuncias a las herencias”.

Es por todo ello que este anuncio supone un durísimo golpe al compromiso de muchos de nosotros con nuestra tierra como, una vez más, hemos demostrado dando la cara durante esta pandemia de manera perseverante y silenciosa.

No es de recibo que el afán recaudatorio no deje descansar ni a los fallecidos por el COVID. Mientras de forma arbitraria se aparcan decisiones de este calado, gran parte de nuestros impuestos no se destinan al bienestar de los ciudadanos sino, como ya hemos denunciado en otras ocasiones, a mantener un sistema administrativo y político ineficiente y exageradamente costoso.

Desde Empresa Familiar de Castilla y León reconocemos las bondades de este Pacto, aplaudimos el diálogo y el acuerdo, pero permítannos no compartir con argumentos objetivos y contratastables la toma de esta decisión bajo el paraguas del interés general, para justificar la adopción de determinados acuerdos con serios efectos perniciosos para las familias empresarias de Castilla y León y la generación de empleo.

 


COMUNICADO: NUESTRA ASOCIACIÓN EXPRESA SU MÁS PROFUNDO DESACUERDO CON LA SUSPENSIÓN DEL TRAMITE PARLAMENTARIO PARA LA ELIMINACIÓN DEL IMPUESTO DE SUCESIONES Y DONACIONES17/06/2020

Desde la asociación de Empresa Familiar de Castilla y León queremos manifestar nuestro más profundo desacuerdo en relación al punto número 84 del acuerdo para la “recuperación económica y social” firmado por las diferentes fuerzas políticas de la Comunidad, en el que se acuerda “suspender el trámite por el que se debate el Proyecto de Ley para la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares directos”.

Por ello queremos declarar los siguientes puntos.

1-. Pensamos que la medida es improcedente e inoportuna para las personas afectadas por COVID19 y en especial para los familiares de los más de 5.000 fallecidos por la enfermedad que están sufriendo no solo la pérdida personal, sino también la pérdida de capacidad adquisitiva

2-. Estamos sorprendidos y decepcionados por el incumplimiento electoral del Partido Popular, ya que esta medida fue anunciada en su programa electoral y ratificada en numerosas ocasiones por distintos miembros del Gobierno regional una vez elegido por los castellanos y leoneses.

3-. Nos sentimos discriminados con otras Comunidades Autónomas en las que este impuesto ha sido ya prácticamente eliminado, lo que pone de manifiesto una desigualdad clara entre territorios en nuestro país.

4-. Nos encontramos ante un impuesto declarado por gran parte de la doctrina jurídica europea como “manifiestamente injusto”, ya que se entiende que se gravan bienes por los que ya se ha tributado con anterioridad.

5-. El efecto recaudatorio es mínimo; el impuesto para familiares directos recauda 38,8 millones de euros (33,9 millones de euros en sucesiones y 4,9 en donaciones), lo cual supone un 0,35% de la cantidad recaudada por todos los impuestos

6-. Entendemos que se trata de una medida partidista e ideológica, muy alejada de lo que necesitamos las empresas y ciudadanos para la reconstrucción económica y del empleo en nuestra tierra.

7-. Este tipo de medidas genera desafección por la Comunidad, por la tierra de la que muchos nos sentimos tan orgullosos y puede acelerar la deslocalización de empresas y la despoblación en favor de comunidades vecinas que no gravan el impuesto.

8-. La medida pone en riesgo la retención del talento de todas aquellas personas que han trabajado toda su vida en la región y perjudica la inversión futura.



Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.